Montañismo

VOLCÁN ANTUCO

Fecha: 1-2 de Junio 2018

Relato: Caminante

Siendo las 7 am, nos preparábamos para salir desde Concepción con rumbo al Parque Nacional Laguna del Laja, para intentar la cumbre del Volcán Antuco. La planificación estaba lista, el tiempo se veía perfecto (aunque bien frío), todos con su equipo listo y en dos grupos (uno en mi auto y otro con Jeshu en transfer desde Los Ángeles) los cuales nos encontraríamos en el centro de ski entre las 12 y las 14 horas del día. El grupo del transfer salió muy temprano (tipo 7:30) y nosotros nos “relajamos” un poco y salimos casi a las 9, con calma pasamos a Antuco a avisar nuestras intenciones de cumbre a Carabineros y luego en el parque a personal de Conaf.

Ya en el centro de ski, el viento era tan fuerte que costaba mucho abrir las puertas del auto y eso no estaba considerado en el pronóstico del tiempo, lo cual asustó a algunos (en especial a mí, que me da miedo hasta mi sombra), nos preparamos con nuestro equipo y alrededor de las 14:30 empezamos a caminar hacia nuestro campamento base ubicado al final de los andariveles. Con los primeros pasos fuimos entrado en calor, ya que es bien empinado del primer tramo, más el peso de nuestras mochilas y con los minutos el viento se fue calmando y poco a poco el acarreo volcánico se fue transformando en nieve blanda y luego terminando las torres del centro de ski cada vez más dura, hasta llegar a un sector encajonado que nos protegiera del posible viento para hacer campamento. Ahí el tiempo estaba perfecto, poco viento, despejado, no tanto frío y con nuestras palas emparejamos la nieve y pusimos nuestras carpas. En total éramos 14, un gran grupo para intentar la cumbre y para muchos sería su primera cumbre en caso de concretar.

Cerca de las 6 de tarde, bajó el sol y con él la temperatura, así que después de gran atardecer, la mejor opción era comer y acostarse, ya que al siguiente día, la hora de partida sería a las 6 am. A eso de las 10 de la noche, algunos ya dormidos, comenzó un viento muy fuerte que hizo levantar la  nieve suelta y las carpas con vientos mal puesto sufrieron ya que no paró hasta cerca las 4 de madrugada.

Ya a las 6 todos listos para comenzar a caminar, partimos con unos minutos de retraso, indirectamente por el viento de la noche, la nieve no estaba completamente dura, pero todos partimos con crampones puestos y piolet en mano. Según el pronóstico del tiempo la cumbre tendría una sensación térmica de -12 y un viento de 15 km/hora y a la hora que empezamos a caminar, ya no había nada de viento, lo que era alentador y esperábamos que se mantuviera así. Todos con nuestras frontales encendidas, porque faltaban un par de horas para el amanecer, pero a veces no era necesario, ya que la gran luna alumbraba bastante, uno tras otro siguiendo las huellas comenzamos a subir y subir. Como había nevado bastante hace muy pocos días, la nieve en sí estaba blanda, pero como hacía mucho frío, superficialmente estaba bien dura, lo que permitió que ascendiéramos por una ruta bastante directa (y parada). Al poco rato de ir avanzando alcanzamos a otro grupo RAUC que estaba subiendo aparte de nosotros, pero tomamos diferentes rutas.

De a poco empezó a salir el sol, con ello también el calor y sumando a la gran pendiente de la ruta, hizo que a algunos nos diera mucho calor, pero si parábamos, nos congeláramos. La subida parecía infinita y al mirar hacia atrás todo se veía muy pequeño; el campamento, el centro de ski, el mallín del toro, Antuco, la carretera a la lejos y de a poco se empezaron a asomar unas nubes por el lado Este sobre la laguna y mientras ganábamos altura fuimos sobrepasando la altura de estas.

Luego de varias horas se asomó la cumbre, la cumbre verdadera, no la cumbre falsa que estaba a un lado, teníamos miedo de que hubiera hielo y estuviera muy duro, pero lo intentamos y nos dimos cuenta de que no estaba tan duro, sólo había que tener mucho cuidado y utilizar bien nuestros crampones y estar preparado con el piolet. Finalmente llegamos a la cima, al mismo tiempo que el otro grupo que vimos por el camino y la vista era increíble,  por un lado un mar de nubes donde sólo sobrepasaban las cumbres más altas de la zona, en su mayoría volcanes y por el otro lado la sierra y el valle despejados, la gigantesca laguna del Laja sólo se dejó ver a medias. Lo mejor es que en la cumbre hacia menos frío que abajo, por las pequeñas fumarolas que lanzaban vapor tibio.

Estuvimos cerca de una hora arriba, comiendo, descansando, observando y tomando fotos, hasta que llegó la hora de partir hacia abajo con mucho cuidado, ya que habían sectores de nieve dura y otros de nieve tan blanda que uno se enterraba hasta la rodilla y al llegar al nivel de las nubes, todo se volvió blanco, pero al seguir nuestras huellas no tuvimos problemas para llegar al campamento, desarmar y volver nuestras casas.

 

Related posts

Intento de ascenso Volcán Quinquilil

Bárbara Parra

EXPEDICIÓN 3×4000

Bárbara Parra

INTENTO AL CERRO PANTOJO

Bárbara Parra

3 comments

Francisco De la Carrera AKA Pancho Malo Junio 19, 2018 at 10:53 pm

Erecelente relato caminante =D era como estar ahí =) y las fotos preciosas =)

Un gran saludo a todos =3

Reply
Daniel Junio 19, 2018 at 11:44 pm

Hola! Buen post. No puedo dejar pasar un detalle. La palabra “clima” está mal utilizada en el relato, en este caso se habla de las condiciones del “tiempo”, del pronóstico del “tiempo”, ya que son condiciones del día a día. Sería bueno si se pudiese corregir eso. Saludos!

Reply
Bárbara Parra Julio 29, 2018 at 7:04 pm

Gracias por la corrección, lo arreglaremos altiro 😉

Reply

Leave a Comment

Login

X

Register