Destacados Montañismo

Ascensión Cerro Pantojo

Abril 2018

Relato y Fotos: Juan Luis Arias

Hace ya varios años, descubrimos este relativamente desconocido, pero hermoso cerro ubicado en plena frontera de Chile y Argentina. Desde entonces, la posibilidad de intentar su ascensión estuvo en nuestros anhelos. Así, aquel día llegó, sin pensarlo demasiado viajamos para dar ese ansiado pegue.

Saliendo a medianoche hacia la ciudad de Osorno y luego hasta el paso fronterizo Cardenal Samoré ininterrumpidamente, llegamos a las 9 am al punto en donde comenzábamos la aproximación entre un atractivo bosque de lengas y un sube y baja agotador de continuas quebradas nevadas. Dura caminata, abriéndonos ruta por un camino que no conocíamos, tratando de ubicar un sendero que nunca apareció. Luego de varias horas de aproximación, por fin llegábamos al valle que nos mostraría al Pantojo en toda su expresión, un imponente torreón de roca que nos deslumbraba con sus expuestas paredes verticales. Buscamos el mejor lugar para establecer nuestro vivac y sin más nos dispusimos a descansar, mentalizados en el siguiente día que, sin duda, sería una jornada exigente.

El reloj marcaba las 4.30am y ya caminábamos dejando el vivac atrás con rumbo a la pared sur, donde se encuentra el canalón por el cuál intentaríamos acceder hacia la cumbre.

Frente a la pared, identificar la línea de ascensión correcta tomó bastante tiempo y más de un rebote que, para nuestra sorpresa y preocupación, se encontraba muy mojada, con restos de nieve y abundante caída de agua de deshielo. Pese a esto, no quisimos abandonar la esperanza de que aún teníamos oportunidad de subir y encontrar mejores condiciones. Sin embargo, mientras escalábamos entre rocas mojadas, sin encontrar lugares donde poner seguros, aún con las cuerdas en nuestras mochilas y el estremecedor sonido entre la penumbra de las piedras cayendo desde lo alto; los primeros rayos de sol nos evidenciaban el poco alentador panorama que teníamos por delante.

Por fin, llegábamos a una terraza en la cual poder descansar y sentirnos un poco más seguros, analizar la situación y tras una breve discusión, llegar a la conclusión de tomar la siempre difícil decisión de abandonar la ruta, anteponiendo la seguridad y la premisa de volver a casa sanos y salvos. Equipamos un rapel y descendimos hasta la base del torreón, lo rodeamos en busca del sol para poder entrar en calor y secarnos; volvimos al lugar en donde hicimos el vivac y nos dispusimos a retornar hasta el estacionamiento para emprender el viaje a casa.

Finalmente llegamos de vuelta a Concepción alrededor de las 3 de la madrugada del lunes, cansados, pero con la dicha de un fin de semana exitoso, pues a pesar de no haber logrado el objetivo de cumbre, cada salida nos va fortaleciendo como cordada, planteándonos desafíos más grandes y más ambiciosos por la pasión y el amor que le tenemos a este deporte y a nuestras montañas. No lo logramos esta vez, pero volveremos a ti Pantojo, con el anhelo que para una próxima ocasión nos permitas coronar tu cumbre.

-.Cordada del Terror.-

 

Related posts

4º Campeonato de Boulder RAUC

jeshu

Expedición de socios a Cerro El Plomo (5.424m) – Marzo 2019

jeshu

Sernageomin entrega listado de volcanes más activos de Chile

jeshu

Leave a Comment