Montañismo

Expedición de socios a Cerro El Plomo (5.424m) – Marzo 2019

Relato del socio Antonio Pacheco

Por la ventana. Así me sume a la expedición que tenia por objetivo conquistar la cumbre del plomo. Después que uno de los integrantes dejara libre su cupo, a una semana de partir, sabia que me iba a arrepentir el resto del año si no aprovechaba esta oportunidad.

De esta manera partí, la madrugada del viernes 8 de marzo a las 1:10 am, junto con otros 4 rauces; Jamie Rocío, Álvaro y Cristian, rumbo a Santiago. A las 8 de la mañana nos esperaba un transfer que nos llevaría desde el terminal hasta “tres puntas” donde comenzaría nuestra aventura.

El primer día fue tranquilo, con tan solo 2 horas de caminata, nos instalamos en nuestro primer campamento, situado en el sector piedra numerada (3200m) al cual llegamos alrededor de las 2 de la tarde.  De esta manera nos pasamos todo el día sin hacer mucho, o mejor dicho aclimatándonos y echando el pelo entre nosotros. Al no tener apuro, el sábado seguimos nuestra marcha a las 10 de la mañana, en dirección a campamento federación situado a 4136 m. Luego de 4 horas de marcha aproximadamente llegamos al que sería nuestro campamento base antes del gran desafío. Este día nos acostamos temprano, pensando en que teníamos que levantarnos a las 3:30 de la madrugada para empezar nuestra travesía a las 4 am.

Con sueño, frío, pero sobre todo nervios y ansias, iniciamos el ascenso. Las primeras horas fueron relativamente tranquilas, por lo menos para mi. Sin embargo, después de llegar al refugio Agostini, a los 4600 m, empezó hacer un frío que llegaba directo a los huesos. Solamente pensaba en ese maldito frío, el cual no me dejaba pensar sobre el cansancio de mis piernas o el mal de altura, tan solo rogaba por esos rayos de sol que se apreciaban a lo lejos, y que no llegaban nunca. Recién a las 8 de la mañana el sol se digno a calentar algo y pude recuperar la circulación de las manos, sin embargo, los pies seguían congelados a pesar de no dejar de caminar por un interminable acarreo. De esta manera proseguimos nuestro camino, a través de depósitos no consolidados que consumían las piernas, e incluso atravesamos un glaciar con múltiples penitentes y con el hielo más duro que la misma roca.

Recién a las 11 atacamos el ascenso final para llegar a nuestro destino, pero como siempre, existen las malditas falsas cumbres. Es por esto que a las 12, al límite de la ventana climática que teníamos contemplada, con un grupo logramos llegar a la añorada cumbre del cerro “el Plomo” el cual presenta una cota de 5440m. Feliz e incluso emocionado, logré realizar con éxito mi primer 5000.

Luego de un par de fotos, para que no digan que no llegamos, iniciamos el descenso, antes que se tapara y nos obliterara la hermosa panorámica de la cordillera de los Andes donde se aprecia entre otros el imponente Aconcagua, San José y Marmolejo. El descenso se desarrolló sin inconvenientes, hasta que llegamos al refugio Agostini donde empezó un suave nevazón, que agarro fuerza dejando un techo blanco sobre las carpas.

En fin, después de 12 horas de intensa actividad física llegamos a nuestras queridas carpas donde nos esperaba una merecida siesta. Al día siguiente, ya descansados, tomamos el camino de regreso para volver a la cotidiana rutina de Concepción, pero con el cuerpo lleno de alegría al haber pasado un fin de semana redondo.

Related posts

ASCENSO AL VOLCÁN ANTUCO

David Gallegos

EXPEDICIÓN 3×4000

jeshu

Ascensión al Volcán Callaqui

jeshu

Leave a Comment