Montañismo

22 RAUCES RUMBO AL LLAIMA

“Pero la belleza de las cimas, libertad en los grandes espacios, la relación familiar con la naturaleza y los rudos placeres de la escalada resultarían mustios y hasta amargos sin la amistad de la cordada: amistad fraternal, hecha de amabilidad, de entrega, de alegrías y luchas compartidas.”

Gastón Rebuffat

Relato: Rocio Calfin

Partimos una mañana en bus con la emoción y ansiedad de lograr una nueva cumbre. Nos sentamos a descansar, el chofer pone play a la película “Everest”, la favorita de muchos, entre sueño y conversaciones de montaña comienza la motivación, ya queremos estar en el campamento base para empezar la aventura. Luego de algunas horas llegamos a destino, nos preparamos, nos cargamos nuestras mochilas y comenzamos la aproximación siguiendo los andariveles del centro de esquí “Las Araucarias” rumbo al CB. Una caminata tranquila, hasta que comenzamos a ganar altura y el paisaje se torna diferente, la nieve blanda desaparece lentamente y nos encontramos con un terreno un poco más duro, de los andariveles cuelgan trozos de hielo; el viento comienza a soplar cada vez más fuerte mientras buscamos un lugar protegido para acampar. Luego de encontrarlo, todos comienzan a palear para proteger sus carpas, los más osados cavan su nicho para vivaquear. Ya todos instalados preparamos la cena para recuperar energías, se viene una fría noche por delante.

3:40 de la madrugada, con las frontales puestas comenzamos a caminar en la oscuridad de la noche mientras la luna nos acompaña, me sorprenden un par de estrellas fugaces, a lo lejos… la silueta del Llaima. La nieve un poco blanda, nada agotador, algunos sacan los piolets y los crampones, ya están listos para la acción. De repente, la ladera por la cual caminamos se endurece y empina cada vez más, ya hay mucho hielo bajo nuestros pies, por lo que el miedo se apodera de algunos de nosotros, un poco tensos seguimos ascendiendo. La subida se torna agotadora y eterna, hasta que al fin llegamos a una terraza en donde podemos tomar un suspiro, mientras a nuestro alrededor comienzan a salir los primeros rayos de sol ¡Ya está amaneciendo! las emociones anteriores cambian rotundamente, nos sentimos afortunados de disfrutar estos hermosos escenarios.

El descanso se acaba, hay que seguir caminando, aún nos quedan unos cuantos metros para llegar a la cumbre. A medida que la pendiente aumenta el cansancio se hace notar, levantamos la vista… ¡La cumbre esta tan cerca! Lentamente nos vamos aproximando a la cima, queda el último obstáculo, cúmulos de hielo que debemos saltar. Hay un pequeño puente de hielo ¿Por dónde podemos pasar? Elegimos una pequeña pasada que se ve segura, van quedando los últimos pasos. La nieve da lugar a las pequeñas rocas depositadas en la cumbre por alguna erupción volcánica de antaño. La felicidad recorre nuestro cuerpo, ya estamos en la cumbre.

Nos abrazamos para felicitarnos, felices de compartir un nuevo desafío juntos, de coincidir en este bello sentimiento por la montaña generando estos hermosos lazos de amistad. La vista es espectacular, el sol esta radiante, disfrutamos un sorbo de agua y comida pensando en que aún nos espera el descenso.

Todos nos dispusimos a bajar, unos más rápidos que otros, mientras el viento comienza a soplar y las nubes aparecen rápidamente sobre nuestras cabezas. Nos avisan por radio que bajemos por una canaleta mucho más amigable que la ladera de hielo que nos hizo sufrir. Cada vez se cierra más la cumbre, el viento nos empuja, hay que volver rápido. Caminamos sin detenernos rumbo al campamento base, sin reparar en el panorama increíble que se erguía a nuestras espaldas, el Llaima acompañado de una hermosa nube lenticular en su cumbre nos regala una vista que sin duda quedará por siempre en nuestras retinas.

Sólo queda desarmar las carpas y volver a Concepción, con la felicidad de haber compartido una nueva cumbre, por el aprendizaje de cada salida y por pertenecer a este bello grupo de personas amantes de la montaña.

 

 

Related posts

Sernageomin entrega listado de volcanes más activos de Chile

jcabezas

Intento de ascenso Volcán Quinquilil

Bárbara Parra

EXPEDICIÓN 3×4000

Bárbara Parra

1 comment

Miguel Ramos Agosto 1, 2018 at 5:14 pm

Muy buena descripcion, el Vn Llaima es un muy buen cerro para aprendizaje, las araucarias es un centro de esqui familiar, dispone de un buen refugio para grupos separado de la cafeteria del centro de esqui, .. con mas informacion habrian sabido que el administrador es un ex RAUC, de quien tuve el gusto de compartir en los 90, ademas me vendio mi primer equipo de rando que tuve ..

Reply

Leave a Comment

Login

X

Register